Buscar
  • Jesus Martinez

Cómo usar la realidad virtual en la educación

El salón de clases y la realidad virtual van de la mano gracias al nivel de inmersión que esta tecnología proporciona. Los conocimientos teóricos adquiridos son reforzados a través de experiencias inmersivas tridimensionales, donde los alumnos pueden interactuar a mayor detalle con todo lo que han aprendido. Descubramos el día de hoy como la realidad virtual puede enriquecer las experiencias educativas en los salones de clase de todo el mundo.


Libertad en un mundo de cuatro paredes

Uno de los principales problemas que se presentó durante la pandemia era que la experiencia educativa dejaba que desear al movernos al esquema de aprender desde casa. La falta de interacción con otras personas al adoptar las clases a través de Zoom o Teams, creó un ambiente donde los alumnos no se sentían motivados como cuando iban al salón de clases. De acuerdo a un estudio realizado en el Reino Unido más del 50% de los alumnos expresaron sentir un detrimento en su salud mental debido a este aislamiento. La realidad virtual puede ayudar a mejorar el ambiente escolar incluso cuando no se puede estar presencialmente en la escuela. Un estudio de la universidad de Warwick demostró que los alumnos tenían una mejor retentiva de los conocimientos adquiridos a través de esta tecnología qué los que solamente utilizaron libros de texto y videos. Por último, una encuesta hecha entre educadores del Reino Unido sobre qué elementos les gustaría tener en sus salones para el año 2030, reveló que el 33% de los maestros buscan que la realidad virtual sea integrada a sus programas educativos.


Ejemplos prácticos

Básicamente, cualquier actividad educativa puede mejorarse con el uso de estas tecnologías inmersivas, pero aquí enumeramos algunos ejemplos concretos de materias que van de la mano con la realidad virtual. Geografía: Olvida los mapas y las diapositivas. Al colocarte el visor, literalmente te estás transportándote hacia la región o país en cuestión de cada una de las clases. Mira con 360 grados de libertad todo lo que te rodea y aprende como si hubieras viajado hasta allá. Historia: Tomando el ejemplo anterior, no solamente somos capaces de viajar a cualquier punto del globo, sino que podemos retroceder en el tiempo y observar eventos históricos dentro de un ambiente 3D. Arte y cultura: Lleva la experiencia del museo más allá, dando la capacidad a los alumnos de interactuar y ver a mayor detalle cada una de las obras que de otro modo estarían detrás de una vitrina. Ciencias: Saca los conceptos de los libros y colócalos frente a tus ojos para examinarlos a detalle en tres dimensiones. Desde esquemas anatómicos, hasta la disposición de los planetas en el sistema solar.


Más allá de la escuela

Pero las experiencias educativas no están limitadas solamente a los salones de clase y universidades del mundo. Dentro de las empresas y negocios la capacitación de personal también se beneficia de las ventajas de esta tecnología. Desde simuladores para equipos altamente costosos hasta practicar cirugías de alto nivel de dificultad, la realidad virtual puede ser empleada para mejorar enormemente los resultados del área de capacitación en cualquier ramo de la industria. Ahorra distancias al capacitar al personal en su propio ambiente de trabajo, evita demoras y paros en producción al tener que detener equipos en movimiento o que requieren de atención especial para estas sesiones, repite las veces que sean necesarias cada entrenamiento y obtén retroalimentación de los instructores y compañeros en cada simulación.

3 visualizaciones0 comentarios